viernes, 30 de octubre de 2020

APROBADA POR EL AYUNTAMIENTO DE CARTAGENA LA MOCIÓN DE CONDENA AL FRANQUISMO

PRESENTADA POR UNIDAS PODEMOS Y EL GRUPO DE NO ADSCRITOS (EX MILITANTES DEL PSOE)

En la tarde del 29 de octubre el pleno del Ayuntamiento de Cartagena aprobó la moción contra el franquismo, que reproducimos íntegramente más abajo, con los únicos votos favorables de UP y grupo de no adscritos (expulsados del PSOE), ya que PP y C's se abstuvieron, Vox votó en contra y Movimiento ciudadano se negó a votar.

Recordemos que Vox, cínicamente, presentó el pasado mes de agosto una moción contra los totalitarismos nazi y estalinista, en un copia y pega de lo aprobado en el parlamento europeo el 19 de septiembre de 2019, suponemos que siguiendo consignas de la dirección nacional. Moción que fue aprobada  con  los votos a favor de todos los partidos excepto el de Unidas Podemos, que se negó a dar su voto favorable por no incluir en la misma la condena al totalitarismo que nos tocaba más de cerca, el franquismo. Hay que decir también, que los no adscritos, aunque votaron a favor de la moción, aludieron también a la falta de la condena al franquismo en el texto. 

Consecuentemente, la Asociación Memoria Histórica de Cartagena no podía dejar las cosas así y planteó la moción contra el totalitarismo franquista a todos los partidos de la corporación (si bien no pudimos hablar con el PP por desinterés del mismo) por entender que la dignidad de Cartagena no se podía permitir el condenar totalitarismos foráneos y mirar para otro lado cuando se tratara del totalitarismo que más daño ha hecho a nuestro país.

Lo que habría que preguntarse  es el porqué de los votos a favor de PP, C's y MC para condenar a los totalitarismos de fuera y abstenerse (PP y C's) o ni siquiera llegar a votar (MC), de VOX más vale no comentar nada, cuando  de condenar al franquismo se tratara. 

Del PP sabemos que tiene un origen franquista y que, por lo que estamos viendo, ni quiere ni puede desprenderse de ello. Pero ¿y C's? ¿no ha aparecido en la escena política para regenerar la misma? ¿Por qué no quiere desmarcarse claramente del pasado franquista? ¿de qué tiene miedo? ¿no pretende ser una derecha democrática? Pues habéis tenido la oportunidad y no habéis sabido (¿o no queréis?) desligarse de la podredumbre que nos ha legado el franquismo y de dar un paso importante para que nos creamos, de verdad, que queréis ser una derecha europea, moderna y democrática. 

¿Y qué decir del MC? Los puristas del MC, los que sólo quieren tratar temas municipalistas, no ideológicos(?), los de la Cartagena libre (en su mente posiblemente  esté  también lo de  Una y Grande). Entonces ¿no es ideológico y municipalista votar la moción contra los totalitarismos nazi y estalinista y sí lo es votar contra el franquismo? ¿no sería más digno para Cartagena -la ciudad por la que daríais la vida- el que estuviera limpia de todo signo franquista? ¿no sería más digno para vosotros el que no se os identificara, de ninguna manera, con cualquier tipo de ese pasado ignominioso? ¿Cuál es el miedo? ¿el voto furtivo franquista de Vox?

Estimamos positivo la aprobación de la moción por la mayor decencia que le da a nuestra ciudad, pero también por lo positivo que resulta observar  los niveles de calificación democrática que ha visibilizado cada partido.

Tenemos claro que cualquier sociedad democrática debe rechazar a todo régimen dictatorial, y el franquismo lo fue. Y cualquier partido que obvie tal rechazo no es digno de considerarlo democrático. Esto, tan lógico y tan fácil de entender, algunos parecen no entenderlo. Su ignorancia o su desfachatez les hace caer en estas gravísimas contradicciones.

30 de octubre de 2020. 



MOCIÓN DE CONDENA AL FRANQUISMO


En este mes de octubre se cumple el 84 aniversario del inicio de lo que fue, durante toda la guerra de España, un constante sometimiento de la ciudad al terror de los bombardeos sobre la población civil de las fuerzas criminales totalitarias del Eje franco-nazi-fascista.

A las 6,15 horas del 18 de octubre de 1936, dos bombarderos alemanes JU -52, dieron una pasada por el cielo de Cartagena y arrojaron 10 bombas de 250 Kg sobre la ciudad. 

Fue la primera de las 117 ocasiones en que el cielo de Cartagena sería invadido por la aviación enemiga durante la guerra española. La única base naval fiel al gobierno, la sede de la flota, se convirtió en la diana principal de la aviación rebelde, que durante nuestra contienda supuso el ensayo de lo que en la guerra europea serían los bombardeos sobre la población civil.

Desde esa fecha, hasta el 15 de marzo de 1939, las cartageneras y cartageneros vivieron con temor, siempre mirando al cielo. Fue Cartagena una de las ciudades más castigadas por la aviación enemiga, que sufrió unos pocos bombardeos menos que Barcelona, pero mientras la capital catalana tenía un millón de habitantes, la ciudad departamental sólo tenía algo más de cien mil. Doscientas veintitrés víctimas mortales, varios centenares de heridos y 336 fincas totalmente derruidas (un tercio de los inmuebles registrados) fue el balance final.

 

El 18 de julio de 1936 un grupo de oficiales, jefes y generales del ejército español se sublevaron contra sus mandos y contra el Gobierno de la República. Los insurrectos sometieron los mandos fieles a la democracia a Consejo de Guerra, los condenaron por el delito de
rebelión militar y fusilaron a millares. Esta insurrección recibió la ayuda militar de la Italia fascista y de la Alemania nazi y se convirtió en la Guerra de España de 1936-1939 en la cual continuaron las atrocidades contra las personas y las instituciones democráticas.

 

El apoyo de los cartageneros y cartageneras, durante los tres años de resistencia de la plaza, al régimen legal democrático salido de las urnas en febrero de 1936, lo hubo de seguir pagándolo a partir del 31 de marzo de 1939, fecha de inauguración del nuevo régimen franquista en nuestra ciudad. Dicho régimen, que no trajo la paz a España sino la victoria, jamás perdonó a Cartagena lo decisivo de su intervención en la defensa de la libertad y de la democracia. La militarización y la trama represiva consiguiente supuso que en 1940 alrededor de 1.600 cartageneros fueran censados como presos y que en el espacio de tiempo entre el 29 de abril de 1939 y el 13 de enero de 1945 fueron pasados por las armas 181 personas acusadas de “auxilio a la rebelión” (éste es el cinismo de los vencedores).

Durante la II Guerra Mundial el régimen militar del General Franco, en compensación por sus intervenciones en España, se alineó con Hitler y Mussolini, a pesar de no llegar a ser parte beligerante. En estos años, se calcula que se produjeron unos 50.000 fusilamientos; más de medio millón de ciudadanos españoles se tuvieron que exiliar, 10.000 de los cuales cayeron en manos de los nazis, aliados del franquismo, y fueron desposeídos de la nacionalidad española, razón por la cual fueron a parar a campos de exterminio nazi como el de Mauthausen con la calificación de "apátridas"; cerca de un millón entre exiliados en el exterior y de ciudadanos españoles en el interior fueron internados en campos de concentración; después las prisiones sustituyeron a estos centros; cientos de miles de personas fueron depuradas y apartadas de sus cargos públicos: maestros, administrativos, médicos, etc.  Sólo la muerte del General Franco podía poner fin a décadas de persecución de los luchadores por la libertad; poco antes, sin embargo, el dictador todavía mandaba ejecutar los cinco últimos fusilamientos de la Dictadura.

La suerte de los cómplices de Franco fue muy distinta a la de éste. Los de Hitler fueron juzgados en Nuremberg por tribunales de Justicia designados por los aliados vencedores de la guerra, entre el 20 de noviembre de 1945 y el 1 de octubre de 1946, con penas de muerte o cárcel, y el nazismo quedó fuera de la Ley en la República Alemana. Los de Mussolini fueron igualmente ejecutados o encarcelados y prohibido el partido fascista. Francisco Franco, Caudillo de España, protegido por los otros dos, implantó una dictadura personal durante 36 años en los que estuvo firmando penas de muerte contra patriotas, y a su cadáver se le han rendido los mayores honores póstumos por autoridades civiles y militares. Los epígonos de Franco siguieron en sus cargos y pudieron continuar el régimen genocida contra el pueblo español hasta incluso después de su muerte. 

Los estudios realizados en mayo y junio de 1946 por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, concluían:

"(a) En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hitler y de la Italia fascista de Mussolini;

(b) Durante la prolongada lucha de las Naciones Unidas contra Hitler y Mussolini, Franco, a pesar de las continuas protestas de los Aliados, prestó una ayuda considerable a las potencias enemigas. Primero, por ejemplo, de 1941 a 1945, la División de Infantería de la Legión Azul, la Legión Española de Voluntarios y la Escuadrilla Aérea Salvador, pelearon en el frente oriental contra la Rusia soviética. Segundo, en el verano de 1940, España se apoderó de Tánger en violación del estatuto internacional, y, debido a que España mantenía un importante ejército en el Marruecos español, gran cantidad de tropas aliadas quedó inmovilizada en el África del Norte;

(c) Pruebas incontrovertibles demuestran que Franco fue, con Hitler y Mussolini, parte culpable en la conspiración de guerra contra aquellos países que finalmente en el transcurso de la guerra mundial formaron el conjunto de las Naciones Unidas. Fue parte de la conspiración en que se pospondría la completa beligerancia de Franco hasta el momento que se acordara mutuamente".

 

El organismo Internacional aseveraba posteriormente con:

La Asamblea General,

Convencida de que el Gobierno fascista de Franco en España, fue impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de las potencias del Eje y a las cuales dio ayuda material durante la guerra, no representa al pueblo español, y que por su continuo dominio de España está haciendo imposible la participación en asuntos internacionales del pueblo español con los pueblos de las Naciones Unidas;

Recomienda que se excluya al Gobierno español de Franco como miembro de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o que tengan nexos con ellas, y de la participación en conferencias u otras actividades que puedan ser emprendidas por las Naciones Unidas o por estos organismos, hasta que se instaure en España un gobierno nuevo y aceptable.

Deseando, además asegurar la participación de todos los pueblos amantes de la paz, incluso el pueblo de España, en la comunidad de naciones.

 Conclusiones que vinieron a ser reforzadas posteriormente por la Resolución 60/147 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 16 de diciembre de 2005 en la que afirmaba que “el franquismo, el nazismo y otras formas de fascismo, son ideologías incompatibles con la democracia, la convivencia entre la propia ciudadanía y entre las naciones”.

Por tal motivo y siguiendo la estela planteada por el pleno de este Ayuntamiento el pasado mes de agosto, proponemos al mismo la siguiente resolución:

 

Que el Pleno del Ayuntamiento de Cartagena, en conmemoración del mes de inicio de los bombardeos nazis a la ciudad de Cartagena en el inicio de la guerra de España, Rechaza al régimen totalitario de Franco que asoló España provocando el asesinato de miles de personas dentro de nuestro país y la persecución de otras fuera de sus fronteras para ser también asesinadas, la existencia de innumerables presos ideológicos, la depuración de todo aquel que luchó por la defensa de la legalidad vigente, la destrucción económica y el destierro de los avances sociales más importantes conseguidos en el primer régimen democrático del siglo XX en España, que supuso, además, para los totalitarismos  del eje nazi-fascista un campo de pruebas extraordinario en nuestro país  para sus intereses imperialistas y criminales, y que devastó Europa conduciéndola a la Segunda Guerra Mundial, para que nunca más se vuelvan a alentar las ideologías que fomentan el odio y la exclusión a personas o a grupos sociales por su condición de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario