sábado, 12 de diciembre de 2020

LUIS CALANDRE, HUMANISTA REPUBLICANO Y PADRE DE LA CARDIOLOGÍA

José Sánchez Conesa        
(Cronista oficial de Cartagena)



LUIS CALANDRE 
La primera noticia que tuve de este insigne doctor cartagenero Luis Calandre fue por el libro 'Historia del Trovo' de Ángel Roca. En dicho texto aparece insertada una fotografía fechada el 3 de agosto de 1952 en la que se inmortaliza una merienda en honor del insigne cardiólogo, en el patio de La Almenara, finca de su propiedad, situada entre los campos de Santa Ana y Los Médicos. Aparecen, entre otros comensales, el propio Roca, su cantaor Pepe Vidal y Picardías, que pone a punto la guitarra para iniciar la malagueña del trovo.
También supe que fue amigo del doctor Casimiro Bonmatí Azorín, Carmen Conde y Antonio Oliver. Y que una calle y un colegio de nuestra ciudad llevan su nombre. Muchos años después, el 7 de mayo de 2010, decidí asistir a una conferencia que sobre su figura organizaba la Asociación para la Memoria Histórica de Cartagena en la Casa del Mar, a la que tenía anunciada su presencia su nieta, Cristina Calandre Hoenisgsfeld. Ella sería la encargada de presentar el libro de su autoría 'El doctor Luis Calandre Ibáñez, de la Junta para Ampliación de Estudios al exilio interior'. Aunque finalmente no pudo asistir.

El doctor Luis Calandre Ibáñez

El Casino de Cartagena organizó otro homenaje coordinado por la profesora y escritora María Victoria Martín González, quien publicó en la revista 'Cartagena Histórica' el artículo 'Cartagena en el corazón de Luis Calandre'. Me agradó la honda preocupación de Calandre por los molinos de viento, sugiriendo a sus amigos, el matrimonio Oliver-Conde, que la Universidad Popular organizase un concurso fotográfico sobre estas construcciones tradicionales. La idea prendió y fue todo un éxito. En una de sus cartas don Luis envió a Oliver una relación de los 82 molinos existentes en el año 1755, clasificados por diputaciones rurales, y otra de los 106 con que se contaban en 1951.
A todos estos eventos se sumó la edición de la obra 'Ciencia y compromiso. Luis Calandre Ibáñez, vida y obra', la tesis doctoral del médico José Manuel Sebastián Raz, presentada en la Universidad de Murcia.

Luis Calandre con Nicolás Achúcarro y otros compañeros


Un intelectual de altura

En la obra de su nieta leí que el primer Calandre, de origen francés, llegó a Cartagena hacia 1790. Pero centrándonos en nuestro personaje diremos que nació el 26 de marzo de 1890 en la calle Santa Florentina de Cartagena, aunque pronto se trasladaron a un edificio de la Puerta de Murcia. Hijo de médico del Hospital de Caridad, marchó a Madrid a estudiar Medicina en la Facultad de San Carlos. Fue discípulo del Nobel Santiago Ramón y Cajal y se interesó entre otras cuestiones por la utilidad del electrocardiograma en el diagnóstico de las arritmias. Estuvo estrechamente vinculado a la Residencia de Estudiantes, un centro que ofrecía alojamiento y manutención, actividades culturales de gran calidad y la impartición de clases y prácticas como las realizadas por Calandre en su laboratorio. Por allí pasaron científicos de la talla de Severo Ochoa, Francisco Grande Covián o el lorquino Rafael Méndez. La Residencia, así como todo un entramado de centros e institutos de estudios avanzados en diversas disciplinas, formaba parte de la Junta de Ampliación de Estudios, creada en 1907 bajo la inspiración de la Institución Libre de Enseñanza. 

Sala dedicada a Luis Calandre en el hospital Santa Lucía (Cartagena)


Tras la guerra civil todo este pasado pesaría negativamente en su defensa ante los tribunales. Mantuvo amistad y se carteaba con el poeta-otro Nobel-, Juan Ramón Jiménez, que tanto tuvo que ver con la Edad de Plata que vivió nuestra cultura en los años republicanos. También tuvo relación epistolar con Ramón Menéndez Pidal, filólogo e historiador de la literatura española.

Un pionero de la Cardiología

Estuvo becado para ampliar estudios en Alemania y en 1920 publica su primer libro 'Anatomía y fisiología clínicas del corazón', que se convertirá en libro de texto en Facultades de Medicina hasta fechas recientes. Colaboró en la primera gran obra española de patología: 'Tratado de Medicina Interna', dirigida por Teófilo Hernando y Gregorio Marañón. Fue invitado a pronunciar diversas conferencias porque era uno de los pioneros de la cardiología en España, participando en los primeros cursos de verano de la Universidad de Santander. Tanto es así que, junto a otros colegas, entre ellos Ramón y Cajal, crea en 1920 la revista 'Archivos de Cardiología y Hematología', la primera en utilizar, en todo el mundo, el vocablo cardiología. Calandre y Mut fueron los primeros en separar la especialidad de pulmón de la del corazón. Nos falta espacio para enumerar todos sus libros y artículos publicados en prestigiosas revistas sobre electrocardiograma, hipertensión arterial, arritmias y otras patologías cardiacas.
Tras la guerra, y en su exilio interior, editó su propia colección de libros llamada Almenara, entre otros la obra costumbrista 'Gustos y disgustos del Lentiscar de Cartagena' (1689). A su finca La Almenara le dedicó la obrita, apenas 20 páginas, 'La Almenara en el Campo de Cartagena'. Una propiedad de los Calandre desde 1829, de la que se habla muy de pasada de su historia, los cultivos, las características de las casas tradicionales de la comarca o los molinos.

El doctor Luis Calandre
en la Residencia de Estudiantes (años 20)


Profesor de Enfermería

Luis Calandre volvió a abrir nuevos caminos, pero esta vez en el campo de la enfermería, trabajando por la profesionalización y la mejora de la formación, al crear la Escuela Profesional de Enfermeras de la Cruz Roja y ejercer allí su magisterio. Si, el doctor Calandre estuvo estrechamente vinculado a la Cruz Roja, vocal y vicepresidente de su comité central, y muy pocos saben que la instalación del hospital de dicha institución humanitaria en un hotelito de la Alameda de San Antón se debió a una gestión suya. Cristina Calandre recoge en su libro una carta de su abuelo en que le anuncia la buena nueva a su colega Casimiro Bonmatí Azorín, presidente local de Cruz Roja.

Fina y su padre


Compromiso republicano

Se interesó por la cultura y el patrimonio, siendo miembro del Patronato del Patrimonio de la República, dedicándose al cuidado del Tesoro del Palacio Real y publicando un libro sobre el Palacio del Pardo. Estuvo afiliado a la Agrupación al Servicio de la República, que fundó el filósofo José Ortega y Gasset y llegó a militar en la Agrupación Socialista Madrileña,
Su pacifismo le llevó a rechazar la militarización, pero defendió al gobierno del Frente Popular desde sus responsabilidades en la Sanidad, como en sus sus labores de dirección en el Hospital de Carabineros de Madrid. 
Tras la guerra civil fue juzgado tres veces por la Justicia militar siendo condenado por auxilio a la rebelión a seis años de cárcel que finalmente conmutó por la pena de libertad vigilada. También fue juzgado por el Tribunal de Responsabilidades Políticas. Sólo le dejaron ejercer la medicina privada y durante unos años fuera de la provincia de Madrid, aunque personas influyentes del nuevo régimen lo visitaron para ser atendidas por él (el mejor), como la jefa de Falange, Pilar Primo de Rivera. 
Todo lo encajó con serenidad y paciencia.

Carmen Conde escribió un sentido poema a su muerte, acaecida el 29 de septiembre de 1961. 
No nos olvidamos de él, así desde el 9 de julio de 
2015 una sala del hospital Santa Lucía de Cartagena lleva su nombre, aunque sea un hecho inadvertido para la mayoría.





No hay comentarios:

Publicar un comentario